Atrás

Así es la población china: joven, emprendedora y con un paro "prácticamente inexistente"

03 oct 2018

Así es la población china: joven, emprendedora y con un paro "prácticamente inexistente"

Esta comunidad asiática cuenta con 21.239 ciudadanos registrados en Andalucía; es la segunda población extranjera en afiliaciones a la Seguridad Social

Image

En el cambio del milenio, hace ahora 18 años, la población china en España, y en Andalucía en particular, llamaba poco la atención. Los extranjeros nacidos en el país de la Gran Muralla estaban lejos de las nacionalidades que más aportaban a nuestro país en término de residentes. De entre los nueve primeros países con presencia en España (y que incluían naciones de América Latina, África o la UE), China era el penúltimo; sólo Bulgaria estaba por detrás.

Hoy, las cosas son muy diferentes y China ya es la cuarta nación por población asentada en España, muy cerca del Reino Unido, aunque aún muy lejos de Marruecos y Rumanía. En España hay, según los datos del Padrón de Habitantes del Instituto Nacional de Estadística (INE) referidos al 1 de enero de 2017, un total de 207.593 ciudadanos chinos, de los que algo más del 10 por ciento residen en Andalucía (21.239). Aproximadamente 1 de cada 20 personas extranjeras radicadas en España son de origen chino, aunque el porcentaje es algo inferior en Andalucía (3,54 por ciento). En 2001 eran apenas 27.000 en toda España, lo que supone un incremento total de un 653 por ciento. Es la misma tendencia que se registra en el resto de Europa: un crecimiento ligero pero constante, y sin apenas altibajos por culpa de la crisis u otros factores externos, a diferencia de lo que ha ocurrido con otras poblaciones extranjeras.

Ese mayor presencia de la población china en España en general, y en Andalucía en particular, ha provocado la aparición de rumores y prejuicios en torno su imagen. El Observatorio Permanente Andaluz de las Migraciones (OPAM), en su informe sobre las condiciones de vida de la población china 2016-2017 (que puede consultarse íntegramente al final de este artículo), los resume así: “Supuesto aislamiento, falta de integración, competencia en el sector comercial y de distribución y falta de contribución a través de impuestos”. Coinciden con algunos de los prejucios detectados por la Red Antirrumores de Andalucía, como el que indica que “los chinos no pagan impuestos”. ¿Es esto cierto?

Para entender la realidad de la población china en Andalucía y su contribución a la sociedad, primero es necesario conocer su distribución social. En el ámbito geográfico, las personas de origen chino se distribuyen principalmente en las provincias de Málaga y Sevilla, que no son sólo las provincias con mayor población de Andalucía, sino también las que concentran la actividad económica e industrial de la región. Sólo estas dos provincias acogen a más del 60 por ciento de la población china residente en Andalucía. Le siguen muy lejos Granada y Cádiz, con porcentajes inferiores al 10 por ciento, siempre según los datos oficiales del Padrón de Habitantes.

Población joven

Una característica propia de la población china en Andalucía es que es joven. Muy joven. Su edad media es de 30,2 años, mucho menos que la media de la población extranjera total (38,4) y con todavía más diferencia respecto a la media de edad de la población andaluza
en su conjunto (41,5 años). Además, hay un alto porcentaje de menores chinas y chinos en Andalucía, lo que se explicaría por tratarse de una población joven, en edad fértil y con hijos o bien nacidos ya en España o traídos a cortas edades desde su país natal. Así, tienen un peso importante entre las segundas generaciones de personas migradas en nuestro país.

En el ámbito educativo, el 4,3 por ciento del alumnado extranjero en Andalucía matriculado en enseñanzas no universitarias es de origen chino. Suponen la cuarta población extranjera entre el alumnado, sólo por detrás de marroquíes, rumanos y ecuatorianos. La mayoría de los estudiantes de origen chino se concentran la Educación Primaria (43,2 por ciento), la ESO (23,3 por ciento) y la Educación Infantil (22,1 por ciento), con porcentajes residuales en el resto de enseñanzas no universitarias. ¿Qué demuestra esto? Que las y los menores de procedencia china están perfectamente integrados en las etapas tempranas de la educación, donde superan ampliamente al total de la población extranjera, algo que se explica en parte por la relativa juventud de la población china en Andalucía. Pero es que además, el porcentaje de menores chinos matriculados en Educación Primaria no ha hecho más que crecer: en 2011 la tasa se situaba en el 37 por ciento frente al 43 por ciento de 2017. Es decir, ha crecido a un ritmo de un 1 por ciento anual.

Seguridad Social

Ahora, para comprobar la aportación fiscal de la población china, conviene echar un vistazo a los datos de afiliación a la Seguridad Social. Pese a que China es el cuarto país de procedencia de los extranjeros en España, supone la segunda población foránea por número de afiliados a la Seguridad Social, solo superados por los marroquíes, que son casi cuatro veces más en el conjunto de la población extranjera. De hecho, el 4,92 por ciento de las personas afiliadas a la Seguridad Social en Andalucía son chinas, cuando su peso en la población total es inferior, del 3,54 por ciento. Además, el número de afiliaciones a la Seguridad Social de este colectivo no ha parado de crecer en la última década, justo desde que empezó la crisis. No ha habido un solo año desde entonces en que sus aportaciones al sistema hayan descendido, cosa que sí ha ocurrido en el conjunto de las demás nacionalidades (y también entre la población española). Se pueden poner cifras concretas: en enero de 2009 había 70.140 ciudadanos y ciudadanas chinas afiliadas a la Seguridad Social; en enero de 2016 habían pasado a 97.664, un 39,2 por ciento más. Y eso en plena crisis económica. Por el contrario, las afiliaciones a la Seguridad Social de toda la población extranjera en España descendieron en ese periodo en un 8,2 por ciento.

Con todo, la principal aportación de la población china a la economía española tiene que ver con el tipo de trabajo que desarrollan. Mientras que los extranjeros se afilian principalmente al régimen general (41,61 por ciento), agrario (32,92 por ciento) o del hogar (18,51 por ciento), la mayoría de los ciudadanos de origen chino están en el de autónomos (60,17 por ciento); el resto pertenecen casi todos al régimen general, ya que prácticamente no hay ciudadanos chinos y chinas trabajando en el campo o en el hogar. El perfil laboral tan diferenciado de la población china en España y Andalucía hace que juegue “un papel importante de generación de empleo y creación de nuevos negocios en Andalucía, como en el resto de España”, según el informe de la OPAM. Es una población que “se autoemplea y crea nuevas fuentes de negocio”.

Como consecuencia de todo ello, el paro entre la comunidad china es prácticamente inexistente, por lo que tampoco reciben prestaciones por desempleo. Como concluye el informe de la OPAM, “puede hablarse de la población china como una población
generadora de riqueza, que contribuye con sus impuestos al sostenimiento del sistema económico de nuestro país”.

 

Enlace para visualizar el documento íntegro: https://bit.ly/2EFdXfP

Web oficial de OPAM: http://www.juntadeandalucia.es/justiciaeinterior/opam/es

Photo by hao ji on Unsplash

Galería de imágenes

http://www.juntadeandalucia.es/export/cdn-micrositios/image/journal/article?img_id=1144040&t=1538650490035